La lucha es el único camino

Descargar manifiesto

PAN, TRABAJO, TECHO Y DIGNIDAD

NO AL PAGO DE LA DEUDA

Derogación contrarreformas laborales, fuera leyes represivas, reversión privatizaciones servicios públicos, no a la OTAN, ni un euro para la guerra.

Tras un año repleto de citas electorales y de ilusiones acerca de que votando a una determinada opción política se resolverían los gravísimos problemas de la clase obrera y del pueblo trabajador, las Marchas de la Dignidad plantean que, sea cual sea el próximo gobierno, los grandes poderes económicos parapetados tras la UE y el FMI obligarán – como han conseguido en Grecia – a imponer nuevas contrarreformas laborales, más recortes de las pensiones, y más degradación y privatizaciones de los servicios públicos.

LA ÚNICA OPCIÓN FAVORABLE AL PUEBLO ES ENFRENTAR A LA TROIKA Y A QUIÉNES PRETENDEN NEGARNOS EL DERECHO A LA VIDA MEDIANTE LA LUCHA ORGANIZADA DEL PUEBLO TRABAJADOR.
Las Marchas de la Dignidad están calentando motores para preparar las próximas movilizaciones con el objetivo de denunciar el robo de las conquistas sociales de las clases populares y decir bien alto que no estamos dispuestos a tolerar otra cosa que la derogación de las Leyes y Tratados que amparan el latrocinio. Para las Marchas de la Dignidad la movilización es la acción de unidad popular más enérgica que exige revertir las políticas de sufrimiento y recortes impuestas por la Troika, la recuperación de todos los derechos ciudadanos y la transformación política y social.
Después de las últimas movilizaciones toca volver a salir a las calles. Nada ha cambiado. Las consecuencias de la crisis se siguen agudizando con las políticas de recortes impuestas por la Troika contra la mayoría social trabajadora.

El mensaje de salida de la crisis que ha difundido el Partido Popular es pura propaganda y no se corresponde para nada con nuestra realidad diaria. La crisis del capitalismo es general y no ha hecho más que empezar. Y sus únicas “soluciones” son incrementar el robo a la clase obrera mediante la explotación y robar materias primas mediante la guerra.

Mientras la corrupción impregna todas las instituciones, empezando por la Casa Real, nos están dejando sin trabajo, sin casa, sin sanidad, sin pensiones, sin educación, sin estudios, sin futuro y sin vida.

Se regalan cientos de miles de millones a la banca que se transforman en deuda pública y que pagamos las trabajadoras. El Pago de la Deuda a estafadores y especuladores está consagrada como prioridad absoluta por el artículo 135 de la Constitución. Hay una total subordinación de los servicios públicos, las pensiones, los derechos laborales y la soberanía de la mayoría social a los dictados de la UE, del BCE y el FMI, mediante el Tratado de Estabilidad de la Zona Euro y la Ley 2/2012.

El Régimen del 78, empezando por la Monarquía, empieza a descomponerse y ya es imposible seguir ocultando que su Constitución no garantiza los derechos y libertades, ni de las personas, ni de los pueblos y naciones del Estado.

Pretenden condenarnos. La única salida que nos ofrecen es seguir manteniendo los beneficios de los mismos que nos han llevado a este estado de excepción social, cerrando empresas, dejando a sus trabajadores en la calle, adueñándose de nuestras viviendas y servicios públicos y reduciendo nuestras pensiones.

Las tasas de paro son escandalosas y son más patentes en las mujeres, que ganan casi un tercio menos, y en la juventud, con tasas superiores al 50% y decenas de miles en la desesperación o el exilio. Cerca de tres millones de personas carecen de cualquier tipo de ingreso. Y las más pobres de todas son las trabajadoras inmigrantes. Y entre quienes tenemos empleo, somos millones los trabajadores pobres por obra de las contrarreformas laborales que masifican la precariedad laboral.
Y como respuesta a la movilización social contra estas criminales políticas, el gobierno aumenta la represión contra el pueblo. Las distintas leyes, como la “mordaza” o las “antiterroristas” les sirven para encarcelarnos y recortar derechos y libertades. Su única respuesta es intentar silenciar la voz de los pueblos que sufren y a los que empobrecen como medio para la dominación y explotación.

Las intervenciones de la OTAN en distintos puntos del mundo son las responsables del drama de los refugiados. Generan guerras imperialistas y usan nuestros impuestos para financiar la masacre de otros pueblos. Lo único que se les ocurre es reprimir y negar los derechos básicos a quienes huyen de sus guerras, ahora utilizando la OTAN contra ellos.

¿Hasta cuándo vamos a seguir aguantando?, es hora de organizarse, de retomar las calles, de ponerse en pie y decir ¡Basta!. Solo la organización y la lucha podrán abrirnos las puertas de un mañana mejor.
Nuestro Programa es éste:

 

  • No pagar la Deuda, ilegal, ilegitima y odiosa. No a la Europa del Capital.
  • Romper con el Régimen de 1978 e iniciar un proceso constituyente que elimine la Monarquía, proclame la Amnistía para todas las personas represaliadas por motivos políticos y sociales y establezca el derecho a decidir de las personas, los pueblos y las naciones del Estado en los aspectos que atañen a su vida y futuro.
  • Garantizar el trabajo y salario digno con empleo estable. Derogación de todas las reformas laborales que instalan y masifican la precariedad. Por el derecho a la renta básica.
  • Todas las personas, vengan de donde vengan tendrán los mismos derechos. Ningún ser humano es ilegal.
  • Revertir todas las privatizaciones y asegurar servicios públicos de calidad para todas las personas.
  • Paralizar inmediatamente todos los desahucios. Garantizar a todas las personas el derecho a la vivienda y los servicios básicos de luz, agua y gas.
  • Defender los derechos de la mujer y luchar contra la violencia de género.
  • Asegurar un futuro digno a la juventud que no le obligue al exilio o la migración.
  • Oponernos a todo tratado entre gobiernos y trasnacionales contra los derechos sociales. No al TTIP.
  • Preservar la naturaleza de la especulación y la depredación capitalista.
  • Salida de la OTAN y desmantelamiento de las Bases, Ni un euro para la guerra.
  • Gestión democrática directa y elección y revocación de representantes para administrar todo lo que concierne a la colectividad.

Madrid, marzo de 2016

Descargar manifiesto

Anuncios

El 21 de Marzo las Marchas de la Dignidad vuelven a Madrid para exigir Pan, Trabajo, Techo y Dignidad

Descarga el manifiesto

MarchasDIGNIDAD-21M-PegatinaLas Marchas de la Dignidad vuelven a Madrid caminando hacia la Huelga General con el objetivo de exigir una vida con dignidad. Desde todos los puntos del estado español columnas de dignidad se movilizarán para defender el programa del movimiento 22M como paso previo a la convocatoria de la movilización general de octubre concretada en una Huelga General laboral, de consumo y social.

A un año de la conmemoración de la gran manifestación del 22M que concentró en Madrid a centenares de miles de personas que reivindicamos una vida digna, la situación no ha cambiado a mejor y se profundizan las consecuencias de los perversos efectos de las llamadas políticas de austeridad impuestas por la Troika contra la mayoría social del estado español.

La terca realidad desmiente de forma descarnada al gobierno del Partido Popular y a los poderes que lo apoyan, la campaña de publicidad para vender la idea de que hemos salido de la crisis en la que está inmerso el gobierno y los poderes económicos y mediáticos adictos a este régimen bipartidista monárquico, se da de bruces con la situación en la que hoy se encuentra la mayoría social. A aquellos que siguen los dictados de instituciones que no se han sometido al sufragio de la ciudadanía:!!!Hay que echarles!!!

En efecto, la tasa de paro (EPA) sigue situada en el 24 % de población con más de cinco millones y medio de personas en situación de desempleo, la cobertura de prestaciones a la personas sin empleo no llega al 58 %. Cerca de tres millones de personas carecen de ingresos, situación que afecta a más de medio millón de hogares. Los empleos que se crean son precarios y con salarios de miseria por lo que hoy se es pobre incluso teniendo empleo. En este sentido la diferencia salarial entre hombres y mujeres es del 24%. El paro juvenil sigue superando el 55 % y cada día son más los jóvenes que, como sus abuelos, tienen que emigrar para poder tener el futuro que este país les niega. Las pensiones pierden poder adquisitivo año tras año y su revalorización es una vergüenza.

En esta situación económica es alarmante el aumento de la pobreza que se sitúa en el 30 % de la población, una de cada cinco personas está en riesgo de pobreza severa y de exclusión social, esta pobreza tiene mayoritariamente rostro infantil y de mujer. El aumento de la precariedad social, fruto de estas políticas de recortes, de la precariedad laboral y salarial, de eliminación de derechos y coberturas sociales, aumenta el número de personas afectadas por los desahucios y por lo que se ha dado en llamar pobreza energética (cortes de los servicios de luz, agua y gas). Este invierno han muerto personas a consecuencia de la precaria situación de los hogares.

La corrupción y las irregularidades fiscales roban a las arcas del estado español un 5% del PIB, y junto a ello, la política fiscal beneficia a los que más tienen, recayendo la carga sobre la clase trabajadora y la mayoría social. Hoy en el estado español aumentan los millonarios y también los pobres, agrandándose la brecha social.

Todo ello tiene sus efectos por la reforma del artículo 135 de la C.E., mediante el cual se hipoteca toda soberanía popular a los dictados de la UE y el BCE priorizando el pago de la deuda a los especuladores al bienestar y los derechos de la mayoría social. Es patente la descomposición del régimen del 78 y de una constitución que no reconoce los derechos de los pueblos y naciones del estado y que ya es papel mojado en sus referencias a derechos y libertades.

Ante ello y como respuesta a la movilización social contra estas criminales políticas, el gobierno aumenta la represión contra el pueblo, la reforma de la Ley de Seguridad Ciudadana y del Código Penal, que tiene por objeto la merma de derechos y libertades para silenciar a un pueblo que sufre y al que están empobreciendo como medio para la dominación y la explotación.

Las marchas de la dignidad vuelven a pedir a la mayoría social y a la clase trabajadora que se movilice, que demuestre en la calle que QUEREMOS VIVIR CON DIGNIDAD, que identifiquemos a los culpables de esta grave e injusta situación social y defendamos el programa de las marchas de la dignidad.

Un programa de mínimos con un gran consenso social y político en tormo al:

  • No al pago de la deuda, ilegal, ilegitima y odiosa,
  • La defensa de los servicios públicos para todos y todas,
  • Trabajo digno con derechos y salario suficiente, reducción de la jornada de trabajo y renta básica,
  • Por el derecho a decidir de las personas, los pueblos y las naciones del estado en los aspectos que atañen a su vida y futuro,
  • La defensa de los derechos de la mujer y por un futuro para nuestra juventud.
  • Contra la precariedad laboral y social, No a las reformas laborales.
  • Contra la represión y contra la Ley Mordaza.
  • No a los tratados entre gobiernos y transnacionales contra los derechos sociales. No al TTIP,
  • Por el derecho a una vivienda digna y no al corte de los servicios esenciales de luz, agua y gas.
  • No a la OTAN, No a las guerras.

 

Caminado hacia la Huelga General,

Hay que echarles.

Manifiesto Marchas de la Dignidad 22 de marzo de 2014

NO AL PAGO DE LA DEUDA
NI UN RECORTE MÁS
FUERA LOS GOBIERNOS DE LA TROIKA
PAN, TRABAJO Y TECHO PARA TODOS Y TODAS 
En 2014 nos encontramos ante una situación extremadamente difícil, una situación límite, de emergencia social, que nos convoca a dar una respuesta colectiva y masiva de la clase trabajadora, la ciudadanía y los pueblos.
Millones de trabajadores y trabajadoras se encuentran sin empleo. Tener unas manos para trabajar; tener una carrera terminada; disponer de tu capacidad tanto manual como intelectual y no encontrar un trabajo digno es humillante. Se está desperdiciando el talento colectivo de una sociedad, hipotecando indefinidamente su futuro. Los trabajadores y trabajadoras no se merecen este atropello a nuestra dignidad colectiva.
 
Cientos de miles de familias han perdido su casa. No hay nada más inhumano que desalojar a una familia de su hogar, solo para alimentar la voracidad insaciable de unos banqueros sin escrúpulos. Banqueros a los que los estados siervos de la Troika alimentan a costa de empobrecer aún más a la clase trabajadora y a las personas más indefensas.
 
Mientras, la patronal, aprovechando el drama del paro masivo, aprieta las tuercas a la baja de los salarios y de las condiciones de trabajo a las personas que aún tienen un empleo. Trabajadores y trabajadoras que, ante la difícil situación, no pueden ni siquiera cuestionar su papel de meros explotados/as por el capital. El sistema intenta obligarnos a mostrar agradecimiento a los empresarios, convertidos por el sistema en benefactores de la sociedad. Es hora de repartir el trabajo y la riqueza, y que las personas trabajadoras puedan sentirse dueñas de su futuro.
 
Nuestra juventud no tiene posibilidad de forjar un proyecto de vida digno con las actuales políticas y  se ve abocada a buscarse la vida en el extranjero como antes hicieron nuestros padres y abuelos.
 
Decimos no a un sistema patriarcal que nos arrastra a épocas del pasado, quitándonos el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, negándonos la capacidad para decidir sobre si queremos o no ser madres, provocando la vuelta a los hogares para dedicarnos a la crianza.
 
Estamos sufriendo las políticas ejecutadas por el gobierno del PP al dictado de la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo y Comisión Europea), consistentes en el robo de derechos y el empobrecimiento generalizado de la mayoría social. Estas políticas que se fundamentan en el pago de una Deuda ilegítima que no han contraído los ciudadanos y ciudadanas, son producto de la especulación bancaria y los excesos de los distintos gobiernos.
 
Privatizan lo rentable mientras nos recortan el presupuesto en salud, educación, dependencia, transportes públicos, agua, energía, comunicaciones, servicios sociales, etc.., lo que redunda negativamente en nuestros derechos ciudadanos. Se ríen de nuestros mayores que sufren una enorme pérdida de su poder adquisitivo, mientras ven como sus ahorros de toda la vida están secuestrados por la estafa bancaria de las preferentes y otros productos financieros delictivos.
 
El gobierno del PSOE, con el apoyo del PP, modificó el artículo 135 de la Constitución para que se priorice el pago de la deuda frente a los derechos y necesidades de las personas. Lo justificaron diciendo que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades y que había que ser austeros y, por tanto, era imperativo recortar el déficit. Sin embargo, no ha habido ningún recorte a la hora de inyectar decenas de miles de millones de euros para salvar a los bancos y especuladores.
 
Están aprovechando la crisis para recortar derechos. Estas políticas de recortes están causando sufrimiento, pobreza, hambre e incluso muertes y todo para que la banca y los poderes económicos sigan teniendo grandes beneficios a costa de nuestras vidas.
 
Porque nos han robado la libertad.  Al capitalismo le sobran las libertades y los derechos de la mayoría social. Es un sistema que busca exclusivamente el beneficio privado de unos pocos y que nos lleva inexorablemente a una catástrofe medioambiental y social de alcance incalculable.
 
Para la mayoría social esta crisis-estafa está significando un gigantesco drama humano. Sin embargo, para una insignificante minoría supone un gran negocio. Y cuando se protesta, siempre obtenemos la misma respuesta: la represión y criminalización del sindicalismo de clase y de los movimientos sociales. Es un sistema que necesita la represión para mantenerse y que debe ser superado con la lucha en la calle.
 
La descomposición del régimen surgido de la Constitución del 78 se hace evidente debido a los mismos elementos presentes en su nacimiento, el cual tuvo lugar en contra del pueblo, está corroído por la corrupción y no tiene ninguna legitimidad. Los derechos y libertades nos han sido robados para favorecer los intereses de una minoría y asegurar sus beneficios, los mismos que nos han llevado a este estado de excepción social, a base de desmantelar la educación y la sanidad públicas, de reducir drásticamente las pensiones de nuestros mayores, de apoderarse de nuestras  viviendas y de cerrar empresas, y despedir a miles de trabajadoras y trabajadores.
 
Los distintos Gobiernos se sitúan fuera de la legalidad, convierten en negocio los derechos que tanto costaron conquistar y sustentan la corrupción, un hecho generalizado pero no independiente del sistema económico, que forma parte de la estructura misma de esta sociedad y es indispensable para su desarrollo. Tanto los corruptores como los que se dejan corromper forman parte de este sistema injusto de producción y distribución de la riqueza.
 
Llamamos a los pueblos a que ejerzan su soberanía, alzando su voz de abajo arriba, democráticamente, para construir un proceso constituyente que garantice realmente las libertades democráticas, el derecho a decidir y los derechos fundamentales de las personas.
 
Desde la MARCHA DE LA DIGNIDAD 22M, consideramos que es importante articular una movilización unitaria, masiva y contundente contra las políticas que atentan contra los derechos humanos y la justicia social.
 
Una movilización contra el pago de la deuda, por el empleo digno, por la renta básica, por los derechos sociales, por las libertades democráticas, contra los recortes, la represión y la corrupción, por una sociedad de hombres y mujeres libres, una movilización contra un sistema, un régimen y unos gobiernos que nos agreden y no nos representan.
 
Exigimos, por tanto, que se vayan. Que se vaya el Gobierno del PP y, también, todos los gobiernos que recortan derechos sociales básicos, todos los gobiernos que colaboran con las políticas de la Troika.
 
Por eso hacemos un llamamiento a llenar de dignidad y rebeldía la capital del Estado español, Madrid, el 22 de Marzo. Ese día llegaremos columnas de todas las latitudes de la Península a Madrid y convocamos a los madrileños y madrileñas a salir a la calle e incorporarse a esa gran movilización de la mayoría social.
 
PAN, TRABAJO Y TECHO
¡¡A LA CALLE!!, QUE YA ES HORA

Asturianu   Euskera    Catalá    Galego    Ελληνικά    Français    Deutsch    English